14
abr/11
2

Ver con los ojos de otro o el fabulantastico paseo a ciegas.

Domingo 8:40am ya empiezan a juntarse los miembros de una peculiar familia, hay que llevar bicicletas tándem o “las maquinas” (como les dice M.) y la carpa a nuestro espacio tradicional, La Diana en Reforma. Algunos más apenas abrimos los ojos y nos alistamos para una grata mañana en compañía esa gran familia. Otros, los más entusiastas se acercan en travesías a la vez rutinarias y asombrosas. Algunos trayectos son cortos otros muy largos, el llamado es el mismo, convivir mientras volamos y somos libres en corazón de la ciudad.

Metro, taxi, bastones y bicicletas nos ayudan a llegar a la cita. M. anota el orden de llegada de voluntarios y beneficiarios, R. chico se prepara para la primera de las que seguramente serán dos o más vueltas, R. grande bromea R: “Oye P. porque no viniste la semana pasada” P: “Si vine hasta dimos una vuelta, que no te acurdas” R: “Pues yo no te vi”. D. revisa las maquinas hace observaciones sobre su mantenimiento.

Algunas parejas ya están listas se montan en las bicis y se lanzan a un recorrido que siempre es el mismo pero nunca es igual. En La Diana continua el constante arribo de doctores, redactoras, arquitectas, artistitas, ingenieros, diseñadores, maestros, jubilados, organizadores de eventos, operadores de centros de llamadas, jubilados, estudiantes, atletas, niños, etc, etc. Saludos abrazos, explicaciones de nuevos proyectos y planes se mezclan con venta de playeras, agradecimientos y demás charlas. Las salidas y llegadas de máquinas son constantes. Los curiosos se acercan para ver: “dé a como rentan esas bicis dobles” o “que es lo hacen aquí”. Algunos días viene la prensa hay entrevistas fotos y/o vídeos.

Todo alrededor de compartir un gusto: salir en la bici sentir, el aire conforme aceleramos y ver el mundo con los ojos de otro. Los paseos a veces constan de narrar lo que vemos, los que vemos. Entonces cuando el semáforo y el niño de enfrente nos distraen, de la bien intencionada pero abrupta narrativa, nuestros compañeros de viaje nos sorprenden con: “Ya vamos en Ángel verdad” o “Esta calle debe ser correo mayor” y al menos en mi caso debo esperar hasta una esas escasas esquinas con letrero legible para confirmar que efectivamente “Estamos en correo mayor”.

En otras ocasiones los paseos tratan poco de las calles y edificios e incluso tratan poco de los peculiares paseantes de este espacio dominical. Si, si no dejamos de lado la peregrinación que combina chinelos con hombres trajeados o el localito de tacos que está desbordado y hasta con un trio cantando en vivo ya en la banqueta porque nomás no camben en el establecimiento. Pero las palabras nos llevan a que L. es maestra de secundaria de educación especial y que D. la cortejó buen rato antes de ella accediera. JL. y G. son vecinos y amigos y además de a estos paseos asisten a carreras entre muchas otras cosas. R. ya está jubilado pero fue novillero y trabajo en el medio del espectáculo. Y así… entre patinadores remolcados por sus peros, familias enteras en bicis, marchas, palacios y plantones las vidas de la familia llamada Paseo a Ciegas se entrelazan cada domingo (excepto el ultimo de cada mes) mientras andamos en bici y todos (videntes e invidentes) aprendemos a ver la vida con otros ojos.

Muchas gracias PAC.

1
may/10
5

quick and deep USA immerssion

Esta semana santa decidí dejar de lado los contantes proyectos y planes de paz mundial que suelen ocuparme entre soñando despierto y haciendo o tratando de hacer los fines de semana y vacacionar un poco.

El destino elegido Atlanta GA USA, hay muchas cosas que no me gustan de USA y pendientes muy interesantes como Ensenada, el Cañón del Cobre, una playa o Colombia pero hay también muchas cosas que me gustan de USA así que decidí aprovechar que mi mamá esta ahí en su tierra natal de sabático, cosa que ya no sería así para el próximo puente de cuatro días o mas.

Así pues compre mi boleto hace meses deje que las cosas y las aventuras se asentaran por si solas, en esto de no hacer inicialmente muchos mas planes que la llegada y la salida siempre me ha ido bien pero esta vez fue extraordinariamente bien.

Conforme se acercaba la fecha surgieron excelentes opciones para pasar mis breves vacaciones y como pocas veces ocurre todos los eventos superaron ampliamente las ya de por si muy amplias expectativas.

El inicio no fue prometedor pero tampoco nada inesperado ni insoportable, unas cuantas probadas de algunos de los absurdos de nuestro vecino del norte (acá tenemos muchos también pero de otro tipo). En el avión había bastantes personas muy grandes con obesidad muy extraña una llevaba un perrito en una maleta, al inicio parecía que sería un vuelo lleno de agudos ladridos neuróticos del pobre animalito, pero se clamo y fue un vuelo “normal”.

Llegando una oficial de aduanas, con buenos modales, pero con alguna necesidad rara de fastidiar me envió una revisión mas exhaustiva de mis papeles para entrar. Esperar 45minutos para que finalmente te pregunten un par de cosas y te dejen pasar no es grato, pero me permitió ver una de las cosas que mas me gusta de lo Estados Unidos mezclada con una de las mas tristes de nuestra especie. El área de espera para la segunda revisión estaba llena de gente de todos lugares. Entre los que esperábamos la mayoría eran asiáticos, pero entre los que atendían había de todo blancos, latinos, morenos,  asiáticos, negros, pelirrojos, hombres y mujeres de todos tipos iban y venían. La mayoría con caras y actitudes muy desagradables, engreídos no por prestar un servicio a su país o a los visitantes sino por sentir muy importante el minúsculo poder que tienen. Pero en actitud también había de todo y hubo también agentes amables y otros como bipolares porque a veces eran muy amables y a veces no.

Pase pues la migración y al subir al trenecito que te lleva a la salida, saplash otro regalito para que no olvidara en donde estaba, montón de chavos vestidos con uniformes militares abordan el mismo vagón que yo. Para mi que me la paso soñando con la paz podría pensarse que fue un encuentro desagradable pero puede constatar, que como en la mayoría de los casos esos jóvenes soldados son gente buena, quienes encontraron en la aceptación de participar en hechos violentos una respuesta muy equivocada a inquietudes, expectativas, necesidades y/o deseos que no deben de distar mucho de los que la mayoría tenemos.  Así pues confirmé que Never-More es viable y lamentablemente que si tiene éxito tomara muchas pero muchas  generaciones, pero vale la pena.

Después saludos y abrazos con mi mamá y embarcarnos a otra locura, las carreteras inmensas donde a pesar de los a veces 10 carriles por lado se hace trafico y aunque fluye las distancias son tan largas que te llevan horas. ¿Cuando entenderemos, mover y ocupar el espacio y peso de un auto para transportarnos es ridículo e inviable mas si pretendemos que sea “para todos” (Viva Eco-Bici, el metro y el metrobus)?

Se que hasta ahora parece que me la pase mal, pero no esos detalles desagradables me recordaron ya afianzaron muchas ideas y valores.

Luego de una sesión de auto vi/conocí la zona y casa donde creció mi mamá. También conocí una de sus amigas de la infancia, platica muy grata e interesante, como en todos los países siempre hay gente que vale la pena. Luego mas auto, ver una extraña plaza comercial latino/asiática  y a la llegada a casa donde conocí a Lucy una joven ingeniera en sistemas originaria de China, que trabaja y estudió en la Universidad donde esta temporalmente mi madre. También cené unos exquisitos !Dumplings¡ unas mini empanadas chinas que otra amiga de mi mamá hizo a mano para mi y mi madre. A esta gran cocinera no pude conocerla porque ya había vuelto a China, pero afortunadamente mi paladar coincidió con su comida en medio de ni mas ni menos que USA.

Al día siguiente un poco de todo visita al downtown en este caso lleno de negros que ciertamente le imprimen un gran ritmo a todo lo que hacen, bullicio, rapeo, gente habalando muy alto vendedores de todo y de todo tipo relojes, joyas, suvenirs comida, celulares, cinturones, carteras y muchos anuncio para que te pusieras tu dientes oro. A unas cuantas cuadras de ese bullicio que como chilango me encanta, otras áreas del downtown lucían mas calmadas, con mucha menos gente en la calles y bastantes mas blancos. Si en USA hay de todo y convive y se mezcla pero también se auto segrega y forma getos sin lineas marcadas pero a veces muy claras y otras, mas afortunadas, no muy definidas.

A mitad del día visita a maravillarse con la naturaleza. Una visita al jardín botánico, tema de la temporada orquídeas. Paredes y paredes de orquídeas de todas formas y colores. Sin palabras mejor vean unas fotos:

Luego otro plato fuerte y aun mas exquisito (al menos para mi) “The Machine” un grupo tributo a Pink-Floyd tocó esa noche junto con la orquesta sinfónica de Atlanta. La buena música, en vivo es fantástica y cuando es de Pink-Floyd y es acompañada con una orquestas sinfónica es increíble.

Al día siguiente  esperaba algo aun mejor que Pink-Floyd en vivo y con orquesta sinfónica (cosa que generalmente me hubiera parecido imposible).

El día empezó con algo inesperado, para mí, fuimos a un grupo de trabajo de un colega de mi mamá. Los congregados eran en su mayoría mayas de todas edades y de ambos géneros y habíamos también unos pocos no mayas, el objetivo gravar un vídeo para motivar a otros mayas a continuar enseñando sus lenguas. Vestimentas coloridas y hermosas increíblemente  elaboradas, niños corriendo, donas, café, uno, dos, tres dialectos de maya niños risa, fe dialogo, sonrisas, admiración. Ahí estaba yo, oyendo maya en la tierra en la que Martin Luther King tuvo su sueño.

Después visitamos a mi tía y fuimos al acuario, un par de horas y varias fotos después me encontraba listo para lo mejor del viaje, el buceo en el tanque de los tiburones ballena. El tanque de acuario mas grande del mundo, para los peces mas grandes del mundo y que afortunadamente comen plancton así que son inofensivos y magníficos.  El buceo empezó excelentemente conociendo a gente muy amena de todos sitios, Puerto Rico, Nueva York, New Orleans y la propia Atlanta y claro ya en el agua fue la locura a donde voltearas había algo que ver tiburones rayas, manta rayas y peces de todos tamaños, literalmente había siempre al menos tres o cuatro animales formidables siempre a tu alrededor. jeje mas fotos (que por cierto no se comparan en nada con la experiencia de estas hay)

Luego el domingo se frustraron los planes de shoping lo cual fue muy bueno porque pasamos mas tiempo con mi tía. Y pues nada a tomar el avión volver a mi generalmente grata rutina en mi querido Mexico DF.

Filed under: Lugares
10
nov/09
0

Peculiar día de muertos chilango o flotando pa ver la obra

He crecido con una fuerte presencia del día de muertos en mi vida. Mercados colores, aromas, historias, leyendas, música y claro los ofrendas y los aromas y sabores en casa. Sin embargo como muchos seres urbanos el día a día mi estilo de vida llevan varios años a ser un mero espectador.

Este año una gran amiga me invitó a ser un espectador mas activo y nos lanzamos con un plan no muy claro a  buscar sitios como el museo dolores olmedo, (algo en ) Xochimilco y la UNAM. Sitios en los que gran des ofrendas o exposiciones especiales fueron instaladas.

Como buen plan chilango todo empezó un poco fuera de tiempo, con trafico que amenazaba con transformar breves trayectos en horas y un esbozo de un plan que al fin de cuentas soló se cumplió parcialmente.

La primera escale fué el museo Dolores Olmnedo, precios bajos y  la promesa de una gran expro de día de muertos nos atrajo junto con una incontable cantidad de chilangos a pretender ver la exposición. en las calles aledañas se intercalaban autos estacionados y letreros de no estacionarse. Por algunos metros la cuenta era uno a uno y los letreros estaban literalmente frente a cada auto. Después solo autos por varias decenas de metros y finalmente un prometedor estacionamiento gratuito para el cual se quería un pase que pos su puesto no teníamos. un muy peculiar policía de aspecto normal nos sorprendió con discurso en español bastante correcto y formal del cual la única parte de “calo” chilango” que recuerdo fue la muy elegante y clara solicitud de dinero “Pal-Chesco”.

Una vez sin auto nos unimos a arroyos de gente en el museo. La fila para la expo de día de muertos era larguísima y como buenos neuróticos abandonamos la intención de ver esa expo y nos lanzamos al resto del suntuoso museo. una rápida mirada a la expo del Corcito que pintaba chiquito y de hecho dibujaba mucho mas de lo pintaba y lugo a la casa de la Doña. Aun estas áreas estaban rebosantes de visitas fuimos a una ala de la mansión dedicada a cosas de oriente de “la señora” de cual aun no se gran cosa pues la wikipedia fue menos completa de lo que suponía. Piezas y piezas de marfil se abalanzaban ante nuestro ojos y algunas otras cosas con alarmas de proximidad chillando a cada momento en una u otro esquinas y variada fila de personas que serpenteaba por cada rincón de las recamaras. los patios de la casa estaban a tono con el derroche del interior pero con cosas mucho mas gratas unos tremendos pavo-reales y arboles y plantas perfectamente cuidados. Después del shock de las riquezas acumuladas y derrochadas por Dolores O. y ver que había áreas aun mas grandes de la casa llenas de cosas prehispanicas salimos hacia Xochimilco a ver que mas encontrábamos.

Sin tener un destino claro y preguntando por eventos de los que los propios Xochimilcas no parecían tener mucha idea anduvimos un poco a ciegas hasta que vimos tremenda muerte en trajinera en medio de una rotonda.

En el primer minuto de intentarlo encontramos milagrosamente un estacionamiento en una calle angosta en al que no había banqueta de un lado, era apenas del ancho de dos autos y uno de esos “carriles2 estaba lleno de autos estacionados mientras que en el otro pasaban coches y los no muy diminutos Microbuses en ambos sentidos. En fin después de varias maniobras estábamos viendo a la dichosa muerte en trajinera que la verdad era grande pero no era la gran cosa. Afortunadamente un par de preguntas despues nos enfilamos a un embarcadero lleno gente para comprar boletos para la obra “regreso a mixtlan(lugar de los muertos)”. Después de un rato nos avisan como a las 6:50 que ya no hay boletos para la función de las 7:00 que habría que espera a las de las 9:00 o a ver si se hacia un huequito en la de las 7:00.

El surrealista orden chilango nos tenía en un a fila para boletos de las 7:00 que ya no había y a otro de nosotros tratando de comprar boletos para las 9:00 directo en en otro punto de la taquilla ya que para esos no había que hacer fila. Al final de cuentas terminamos con boletos de las 7:00 sin hacer fila. Antes de embarcar inicio la lluvia y nos mojamos bastante gracias al caos, que nos acompañó unos minutos mas, por lo que subimos a dos o tres trajineras llenas antes de encontrar una con espacio.

Así pues ya con el cielo oscuro y el agua cayendo sobre nosotros nuestro “lanchero” nos guió junto con algunos desconocidos por medio de los mágicos canales de agua verdosa y fértiles chinampas entre casas, invernaderos, huertas y arboles fuimos bajo la tormenta rumbo a obra. A pesar del peculiar ambiente seguíamos en pleno DF y nuestro lanchero se lanzo como todo un cafre del volante (solo que este caso era un poste con el que impulsaba la lacha en fondo del lago) a rebasar una que otra trajinera. Finalmente llegamos hasta un grupo trajineras alineadas una junto a otra frente a una chinampa con luces y una base de pirámide de utileria. nos toco una vista ya bastante lateral, pues como recordaran sarpamos cuando ya no habia boletos para esa función.

Sea como sea estábamos ahí en la segunda llamada en medio del agua flotando para ver la obra. La tercera llamada llego y se fue perfectamente ignorada porque entre la segunda y esta llego otra trajinera que vendía al menos: atole, ponche y quesadillas. Con la mojada y el frió que empezaba a calar nadie dejo pasar la oportunidad de llenar la panza con algo calentito y la obra empezó mientras en el publico pedíamos uno de cajeta y dos queso. La masa de gente reunida en un extremo de la trajinera también ayudo a lanchero a sacar con un “toper” el gua que ya había inundado todo el piso de la embarcación. El agua era afortunadamente producto de la lluvia y no de una fuga en el piso pero aun así amenazaba con enfriar los pies de los ya medio fríos tripulantes.

La obra tuvo sus altibajos pero tenia una producción bastante generosa con música en vivo muchos actores, vestuario y marionetas gigantes e incluso un poco de fuegos artificiales sy buena iluminación aunque el sonido dejaba algo que desear. Resulto ser la representación de una serie de leyendas de espantos prehispánicas y mexicanas, también con un episodio de la conquista y algunos otros episodios que no entendí del todo.

La obra duro 2 horas y el frió empezó a ser una ligera tortura pero con todo y la vivencia fue fantástica, el lanchero no falto a su costumbre y nos llevo de regreso al embarcadero a toda velocidad e incluso atraco metiéndose entre dos trajineras que también estaban llegando y cuyos pilotos insistian en que el nuestro que llegara a un lado y no en medio. Rematamos la noche con unos buenos tacos al pastor y un gran gusto por haber estado flotando entre los vivos este día de muertos.

CIMG0077

CIMG0078

CIMG0084

CIMG0089

CIMG0099

Filed under: Lugares
3
oct/09
4

En el corazón de la megalopolis

En mis días de búsqueda de empleo tuve suficiente tiempo para cansarme de mi casa y di rienda suelta a mis pies en la gran ciudad. Las camitas más largas y gratas siempre me llevaron al corazón de la ciudad. El centro de la ciudad es también un concentrado de la misma, los edificios glamorosos y en ruinas se amontonan en cada rincón. Las calles amplias o angostas son inundadas con gente de todos tipos: turistas, estudiantes, burócratas, curiosos, oficinistas, mendigos, policías, vendedores, ancianos, jóvenes, niños, señoritas, señoras, burócratas, sexo servidoras, travestis, madres, hijas, tíos, primos, danzantes, merolicos, cilindreros, parejitas, comerciantes, darketos, emos, teporochos, punks y demás personajes vamos y venimos por miles en todas la calles y a todas horas. Múltiples y muy cercanas estaciones del metro se abren expulsan y tragan gente a toda hora y los remanentes se trasladan en micros troles e incluso algunos en bici y otros tantos a pie. Muchos mas aunque relativamente pocos se aventuran en sus autos en una maraña de calles que parecen encogerse como embudos y que sin embargo de alguna milagrosa forma y con una alta cuota de tiempo dan cabida a los vehículos.
Con algunas calles despejadas de ambulatantaje no hace mucho remozadas se pueden disfrutar los edificios coloniales y la gran variedad de negocios como librerías de usado, panaderías, cantinas, torterías, joyerías, y las incontables cuadras de zonas de comercio especializado en donde manzanas enteras se dedican a algún tema que puede ir desde, ferretería, lámparas, electrónica, utensilios de cocina, plásticos, telas, películas, pornografía, video juegos, celulares, piratería, prostitución, bicicletas y saber cuántas cosas más.
Las calles no despejadas ni remozadas no son menos interesantes, los oídos se llenan de todo tipo de ingeniosos dichos, para hacernos saber que los rastrillos de rasurar, las linternas, las guías del metro, el último video de lucerito, dos brasires o la nieve de limón por citar algunos, cuestan dos, cinco, diez, veinte o treinta pesos. La gente se arremolina en cada puesto y es extraño que alguna procesión se abra paso entre compradores y vendedores, llevando voluminosas figuras de algún santo y sus ofrendas correspondientes. Logran desplazarse por las atiborradas arterias principales y de pronto se encaminan a una callejuela en la que detrás de los toldos y la muchedumbre se encuentran pueblos, vecindades o capillas imposibles de notar para los visitantes que no estemos allí en el momento justo en que llegan las procesiones.
Estando yo ya contento de revisitar todo esto, en una de mis excursiones me encontré con una grata sorpresa. Resulta y sucede que ahora se puede visitar las torres de catedral y pues ni tardo ni perezoso tras haber comido un rico elote asado, pague mis 15 pesos y me lace escaleras arriba a ver el centro de la ciudad desde un lugar privilegiado. Los dejo con algunas imágenes:

DSC04661

DSC04661

DSC04661

DSC04661

DSC04661

DSC04661

DSC04661

DSC04661

DSC04661

DSC04661

DSC04661

DSC04661

DSC04661

DSC04661

Filed under: Lugares